¿En cuantos días se ve Milán?

En cuantos dias ver milan

Moda, ir de compras, museos, historia y cultura… Probablemente nos encontremos ante una de las ciudades máscompletas que podemos encontrar en Europa y prácticamente en el mundo. Milán es una ciudad bonita, tranquila, maravillosa… Un lugar en el que vale la pena perderse y dejar correr las agujas del reloj durante un tiempoindefinido, pero como sabemos que esto no es posible en la inmensa mayoría de los casos, te voy a proponer tres opciones de viaje para que no se te escape nada de una ciudad llena de encantos.

Por mi experiencia personal, lo ideal es ver Milán en tres días. El tiempo suficiente para ir a los museos más emblemáticos de la ciudad, dar una vuelta en busca de nuestras marcas favoritas y comer en algunas de las mejores pizzerías del mundo. ¿Quieres conocer más?

Estancia recomendada en Milán

3 días en Milán

Como decíamos, 72 horas serán suficientes para ver unas de las ciudades con más encanto del mundo. No importa la edad que tengas o tus inquietudes, si quieres quedarte prendado de la ciudad, será el viaje perfecto.

Si te decides por esta opción puedes visitar nuestra Guía especializada para Ver milán en 3 días. Sino aquí tienes un breve resumen de las cosas que podrás ver durante una estancia de un fin de semana en Milán:

Comenzaremos la jornada en la Plaza del Duomo, el lugar en el que podrás visitar uno de los edificios más emblemáticos que encontrarás en la ciudad, la Catedral. Probablemente te quedarás prendado de una obra arquitectónica capaz de transmitir tanta belleza con una simple mirada. Sin embargo, y pese a que esto es lo que está recomendado en todas las guías de viajes, mi recomendación, más que la Catedral, es la propia terraza que hay en ella.

Milan cuantos dias
Catedral de Milán

Es importante que si quieres entrar lo hagas a primera hora del día, de lo contrario, las colas se volverán interminables y necesitarás más de tres días para poder ver la ciudad.

Dicen que Milán es la capital de la moda por excelencia, de ahí se desprende que la Galleria Vittorio Emanuelle IIsea una de las paradas obligatorias, tanto si eres un fanático de la moda como si no, esta parada despertará tus impulsos de comprar.

Como entre ambas visitas ya habrás gastado algo más que una mañana, tras el obligado paso por el hotel para descansar, te recomiendo que des una vuelta por la Piazza Mercanti, el lugar en el que se reúnen algunos de los edificios más bonitos de Milán. Si te gusta el diseño o la arquitectura, no puedes dejar pasar esta oportunidad.

Después de perderte entre la arquitectura que queda diluida entre sus calles, dirígete a la Via Mercanti, un de las zonas con más restaurantes de toda la ciudad. Allí no solo podrás cenar, sino tomar una copa y admirar el encanto que desprende la ausencia de luz en esta ciudad.

El segundo día lo puedes comenzar en uno de mis lugares favoritos de la ciudad, el Parque Sempione. Sus museos no dejarán impresionados solamente a los amantes del arte, sino a todas aquellas personas con cierto gusto estético. La cultura es una de las partes más importantes de Milán y en este parque queda visible en un primer momento. De allí te podrás mover en tranvía al Cementerio Monumental, el lugar en el que queda reflejado el gusto por la belleza del pueblo italiano. Piérdete y haz lo posible por no encontrarte entre los pasillos de este museo, pues no os encontrarás ante algo igual en cualquier parte del mundo.

De allí, y tras una parada para comer en algunos de sus restaurantes cercanos, es obligada la parada de la Iglesia de Santa Maria delle Grazie, donde podrás ver una de las obras con más repercusión a nivel mundial, La Última Cena, de Leonardo Da Vinci.

en cuantos dias ver milan

La tarde te recomiendo que la inviertas en el encanto de las calles que rodea a esta pequeña iglesia, son dignas de admirar y caminar sobre ellas.

Como el último día suele ser más lúdico, debido a que la salida del avión se acerca, una de mis actividades favoritas cada vez que me dejo caer la ciudad italiana es perderme, de nuevo, por lo que se conoce como “El cuadrilatero de la moda”, al igual que el primer día. Podrás comprar aquello que el primer día no te atreviste o, simplemente, impregnarte de la moda italiana dando un paseo por sus calles.

Dos días en Milán

Pese a que mi recomendación personal es estar, mínimo, 72 horas en Milán, hay circunstancias que exigen únicamente un fin de semana. No te preocupes, si este es tu caso, existen opciones para ver la ciudad con un poco menos de margen.

Comenzar el viaje por la Plaza del Duomo siempre será obligado, independiente de la duración de tu estancia. Su terraza y las vistas que ella desprende son una de las paradas obligadas para cualquier viajero que quiera admirar la ciudad y sentirla en todo su esplendor.

Esta vez no irás de compras o, al menos, no deberías si quieres observar los encantos de tan importante ciudad. Desplazarte en autobús directamente hasta la Piazza Mercanti será la mejor opción para exprimir al máximo el día. Allí podrás vislumbrar la importancia que la arquitectura y el diseño juegan en esa ciudad. Tras comer en sus alrededores, la Vía Mercanti será tu próximo destino, un lugar mágica en el que perderse.
Es complicado explicar esta sensación sin vivirlo en primera persona.

En la última parte del día te podrás perder entre el que para mi es el mejor museo de la ciudad, el Cementerio Monumental. El lugar en el que el arte y las humanidades se difuminan hasta crear una atmósfera única.

El segundo día dependerá del vuelo el tiempo que podrás aprovechar en la ciudad, pero recomiendo encarecidamente madrugar para poder visitar dos paradas que, para mi, son obligadas, Santa Maria delle Grazie, para vislumbrar La Ultima Cena de Leonardo Da Vinci y, aunque no nos guste la moda, el “Cuadrilatero de la moda”.

La moda es uno de los pilares sobre los que se fundamente la sociedad italiana y, por ende, pasear entre sus calles una de las experiencias más reales.

Un día en Milán

Si tienes la opción de hacer un enlace en Milán y poder pasar un día en la ciudad hasta que salga tu segundo vuelo, no dejes pasar la oportunidad de visitar la Plaza de Duomo y el Cementerio Monumental. Las dos paradas que te resultarán obligatorias en tu corta estancia en la ciudad.

¿Qué ver en Milán en un día?

Soy partidario de, cuando estoy un tiempo tan breve en la ciudad, no agobiarme a la hora de visitar puntos de interés que me impidan ver la ciudad con tranquilidad y sentirme parte de ella. Pero en tu estancia de un día en Milán podrás pasar una magnífica jornada perdiéndote por los alrededores de los emplazamientos que te acabo de nombrar, admirando la belleza, la arquitectura y, lo que es más importante, el ambiente que allí se respira.

Si eres capaz de exprimir al máximo el día, no lo pienses y acércate a la Piazza Mercanti, el lugar en el que podrás comprobar cómo la ciudad de Milán es capaz de vestirse a través de su cuidada arquitectura. Además, podrás disfrutar de un sabroso plato de pasta italiana en las inmediaciones de la plaza, algo imposible de dejar pasar en una de las ciudades con mejor gastronomía del mundo.

24 horas en Milán pueden no resultar mucho tiempo si visitas la ciudad con tu familia o con niños pequeños, pero tanto si vas solo como con tu pareja, la ciudad te ofrecerá grandes oportunidades para sentirte parte de ella… al menos durante un día.