¿En Cuantos días se ve Varsovia?

En cuantos dias se ve Varsovia

Varsovia es una de las ciudades más olvidadas de Polonia. Pese a que es la capital del país, son muchos los viajeros que se decantan por recorrer otras zonas menos turísticas, sin ni siquiera darle una oportunidad a esta bella ciudad.

Tras muchos años visitando Polonia de manera regular, para nosotros Varsovia es una ciudad que no puede faltar en tu visita a Polonia. Al tratarse de una ciudad pequeña, lo ideal es ver Varsovia en tres días. Será tiempo más que suficiente para que esta ciudad te atrape entre sus edificios altos, su frío clima y le hospitalidad de sus gentes.

Una de las bondades con las que cuenta Varsovia es el precio, pronto os daréis cuenta que el nivel de vida es extremadamente bajo, pudiendo comer en buenos restaurantes por cifras que rondan los 6 o 7 euros. Por lo que es imprescindible comenzar el viaje con un buen desayuno en cualquiera de sus cafeterías. Nuestra estancia en Varsovia será, a buen seguro, una de las que recordaremos por, entre otras cosas, el poco dinero que nos hemos gastado.

Estancia Recomendada en Varsovia

Pese a que, para nosotros, lo idea es visitar Varsovia durante tres días, las características con las que cuenta la ciudad te permiten sacar el máximo partido a la visita en jornadas mucho más cortas. Si no tienes tantos días disponibles, o si prefieres dedicarlos a otras ciudades, no te preocupes, podrás impregnarte de Varsovia el tiempo suficiente como para querer repetir. Por ello, os dejamos qué hacer en Varsovia en dos periodos algo más cortos.

Opción recomendada: Varsovia en 3 días

Lo bonito de Varsovia no son solamente los edificios emblemáticos, sino el ambiente que se respira en sus calles, por ello, una de nuestras recomendaciones es que, tras ver nuestras propuestas, os quedéis paseando por los alrededores y disfrutéis del lugar histórico en el que os encontréis.

Contamos con la mejor guía para ver Varsovia durante 3 días.

La mejor forma de empezar tu viaje a Varsovia es disfrutando de un magnífico regalo como es un FREE TOUR por la ciudad de la mano de un experto local de habla hispana. ¿Se te ocurre algo mejor? Pues bien puedes reservarlo GRATIS.

Aquí puedes conseguir tu Tour Gratis En Castellano por Varsovia

El primer día podréis comenzarlo dando un paseo por la Ciudad Vieja, el lugar con el que comenzaréis a situaros dónde estáis. Hay que tener en cuenta que, al igual que muchas otras zonas, se ha reconstruido desde cero tras la Segunda Guerra Mundial. En su reconstrucción se preocuparon por representar fielmente sus características originales, tanto es así que recibió un premio de la UNESCO por el buen hacer de su trabajo.
El Castillo Real es otra de las paradas obligatorias. Ubicado al sur de dónde nos encontraremos, el castillo es una majestuosa construcción en la que vivió la familia real durante más de dos siglos. Su reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial permitió la apertura al público, siendo ahora una de las principales atracciones turísticas del país.

A la hora de visitar Polonia, os recomendamos encarecidamente que os informéis sobre la historia del país y cómo ha llegado a su situación actual. De ahí que nuestra recomendación para el ecuador del viaje sea el Museo de la Insurrección. En este museo podremos revivir cómo Polonia se alzó contra el movimiento Nazi y las consecuencias que toda esta lucha llevó consigo. Merece la pena dedicar un día entero a conocer, de primera mano, cómo Varsovia ha llegado a ser lo que es en la actualidad.

No hay mejor manera de afrontar el tercer día que recorriendo la Ruta Real. Aunque en Varsovia es bastante común el mal tiempo, es uno de los recorridos que, con buen tiempo, se disfrutan el doble. Al margen de los edificios que podréis admirar a nuestro paseo, es nuestra ruta preferida si lo que queréis es respirar Varsovia y conocer la ciudad a fondo.

Debido a la longitud de la ruta, y todo lo que se puede ver en ella, nuestra recomendación es que le dediquéis todo el día a ella. Así, podréis ver uno de los monumentos más característicos de la ciudad, el que rinde homenaje a Frederic Chopin, además de muchos otros como el Palacio de la Cultura, uno de los polémicos regalos que Stalin le dio a los polacos en el año 1955.

Varsovia en 2 días, Lo mínimo recomendado

¿Estáis preparados? Si tienes un fin de semana libre, es un viaje que no te puedes perder. Como habéis podido comprobar, Varsovia no es uno de esos viajes que te agotará de tanto caminar, por ello, es perfectamente posible conocer la capital polaca en 48 horas.

¿Qué ver en Varsovia en dos días?

En este tiempo, son tres los lugares que debes de visitar. El primer día, nuestra recomendación es que visitéis lo más importante del viaje que, a nuestro parecer, es el Museo de la Insurrección. Cuando terminéis la visita, entenderéis a la perfección todo lo que rodea a Varsovia, desde su arquitectura hasta el carácter de sus gentes. Es el lugar perfecto en el que comenzar un viaje así.
Como es una visita larga, a última hora de la tarde podréis ir a conocer el casco antiguo de la ciudad. Allí os impregnaréis de la verdadera Varsovia. Un paseo por sus calles os servirá para asentar todo lo que habéis aprendido en la visita anterior al Museo de la Insurrección.

El segundo día dependerá de la hora del vuelo, pero la Ruta Real es una de las actividades más importantes que podréis realizar en la ciudad. Y una de nuestras recomendaciones si lo que queréis es visitar algunos de los edificios más emblemáticos de la capital.

Lo que menos recomendamos: Varsovia en 1 día

24 horas en Varsovia pueden ser muchas horas. Como seguramente no tendréis mucho tiempo libre y tendréis que huir de las posibles colas de algunos de sus monumentos, os recomiendo que hagáis una ruta más urbana, como la que comienza en la Plaza Zamkowy, en la que encontraréis algunas de las fachadas más bonitas de la ciudad. De allí os podréis desplazar a la Plaza del Mercado y, a posteriori, a los Jardines Sajones de Varsovia. Un recorrido en el que podremos apreciar algunas de las estatuas más famosas de la ciudad, como la Sirena de Varsovia, El Pequeño Insurrecto o el monumento que rinde homenaje al Levantamiento de Varsovia.

Una vez hayáis terminado, o en mitad del trayecto, buscad un buen restaurante en el que os sirvan unos buenos pierogis fritos, típicos de la ciudad, antes de volver a vuestra ciudad de origen.

Varsovia es una ciudad que no tiene límites, perderos entre sus calles y disfrutad de su ambiente, al alcance de muy pocas ciudades en todo el mundo.